Vender un Rolex: claves a tener en cuenta antes de la venta

Vender relojes de segunda mano, sobre todo si se trata de marcas prestigiosas como Rolex, y, si, además, tienen algunas características particulares, puede ser una buena forma de financiación. Aunque, hay algunas claves que deben tenerse en cuenta.

Obviamente, cuando hablamos de vender un Rolex, se pone el acento tanto en las características que debe tener el reloj, que veremos más adelante, como en el hecho en sí de tratarse de una marca prestigiosa, y de los diferentes modelos y la antigüedad de la pieza.

Hay que tener en cuenta que, será una combinación del tipo y modelo de Rolex, junto a una serie de características diferenciales, lo que hará que la pieza tenga mayor o menor valor.

La antigüedad, que puede ser muy valorada, debe ir también acompañada de otros factores. Es cierto, que un Rolex de los años 50 puede ser una pieza codiciada por los coleccionistas para alcanzar un buen valor de venta, pero también debe cumplir algunas cuestiones elementales de conservación, estado, etc.

Claves que influyen a la hora de vender o comprar un Rolex de segunda mano

Lo primero que debemos tener en cuenta es que Rolex lleva fabricando relojes desde hace mucho tiempo, desde el pasado siglo XX. Esto significa que se han ido acumulando modelos, tipos, formas y lanzamientos de relojes muy distintos entre sí.

Y aquí tenemos una de las primeras características a tener en cuenta a la hora de valorar cualquier reloj de marca de segunda mano: la rareza de la pieza. Las piezas con mayor demanda, las más difíciles de encontrar, son generalmente las de mayor valor.

Pero esto no siempre es así, hay que calibrar bien los motivos por los que la pieza se ha convertido en singular. Aunque, en general puede ser una buena guía inicial para entender hacia dónde irá el precio del reloj.

Otro elemento clave siempre será el estado de conservación del reloj.

Aunque es cierto que, en algunas piezas vintage, el estado de conservación de diferentes partes del reloj puede no restar valor ya que el degradado del tiempo puede añadir cierto valor añadido, habitualmente a mejor estado mayor precio.

Eventualmente, cuando se realice la tasación de la pieza, se tendrá en cuenta de manera bastante determinante cómo llega conservada.

Material de Fabricación

El material de fabricación es otra parte fundamental en la valoración de un Rolex. Aquí debemos entender la diferencia entre piezas más modernas y piezas antiguas, por ejemplo, de acero, en las que el valor tiene más que ver con la singularidad que con la propia pieza como joya.

Hay que recordar que Rolex mantiene una línea de fabricación de relojes de alta calidad en los materiales, pero, también de auténticas joyas, como los Rolex de oro. En estas piezas, el material y los acabados son realmente importantes.

Lógicamente, no va a tener el mismo valor el acabado en oro que el acabado en acero, la presencia de diamantes, etc.

Otro elemento importante es el tipo de movimiento de carga del Rolex. A lo largo de su historia la marca ha utilizado diferentes sistemas, automático, manual, cuarzo, y aunque no resulte tan determinante como otros aspectos, obviamente también cuenta.

De hecho, aunque en Rolex es complejo que esto se dé, en otro tipo de relojes, es mayor el valor del precio por peso de la pieza en oro, que en el propio reloj como tal.

Otro elemento importante es el tipo de movimiento de carga del Rolex. A lo largo de su historia la marca ha utilizado diferentes sistemas, automático, manual, cuarzo, y aunque no resulte tan determinante como otros aspectos, obviamente también cuenta.

Reloj rolex

Factores secundarios que también se tienen en cuenta

Además de los factores principales, que ya hemos revisado, hay otros factores secundarios que también deben ser tenidos en cuenta.

Entre ellos, vamos a destacar:

  1. El estado de funcionamiento: el estado de funcionamiento es importante. Aunque es verdad que se pueden vender relojes para reparación o para despiece, esto no es lo usual a la hora de comprar Rolex de segunda mano. Conviene que funcionamiento sea adecuado
  2. Complementos: los complementos del reloj, aunque no son imprescindibles, pueden añadir valor. Desde los estuches originales hasta cuestiones como el manual de instrucciones etc. Obviamente, también la documentación acreditativa e incluso garantía si se mantiene
  3. Otros elementos a tener en cuenta: desde la propia esfera del reloj, su composición y materiales, estado y presencia, hasta las correas o brazaletes. Son partes a tener en cuenta en las que se valora el buen estado de conservación y funcionamiento
  4. También, por supuesto, la comprobación de la originalidad de las piezas: esto es básico y fundamental cuando se trata de vender un reloj Rolex, y realmente, cualquier tipo de pieza de joyería o reloj de lujo

Por último, la imagen y la presencia es otro aspecto importante. No es determinante, pero pasar un reloj limpio y con una buena presencia no es lo mismo que hacerlo sobre un reloj sucio y con malas presencia.

Cómo no equivocarte al vender o comprar un Rolex de segunda mano

La mejor forma de no cometer un error vendiendo por debajo de las posibilidades, o comprando por encima de su precio, es acudir a entornos especializados.

Desde la especialización podemos ofrecer una valoración justa de la pieza, y, sobre todo, hacerlo de manera clara y transparente, para que el usuario comprenda el valor real de la pieza.

Esto es muy importante, acudir a profesionales que podamos asesorar de manera eficaz, cuando se trata de objetos valiosos e importantes como puede ser un reloj de estas características, es lo que marca la diferencia entre una buena compra o venta segura y una compra o venta arriesgada.