Para los amantes de las joyas nada hay más apreciado que las piedras preciosas negras: zafiro, jade, ónix, obsidiana, azabache o las espectaculares perlas negras. Pero entre tanta belleza sin duda es el diamante negro, nunca mejor dicho, la joya de la corona.

El diamante negro, también conocido como carbonado, es la variedad natural de los diamantes más resistentes, un aglomerado policristalino de carbono amorfo, grafito y cristales de diamante.

los diamantes negros alcanzan el máximo de 10 en la escala de Mohs, no pudiendo alterarse con nada, excepto con otros diamantes. Son opacos, porosos y no producen refracción de la luz ni brillo. En estado natural es difícil de encontrar y, por tanto, muy caro y apreciado.

Principalmente se encuentran en depósitos aluviales de Brasil y la República Centroafricana.

Historia del diamante negro

Con un color que recuerda a la hematita, los diamantes negros más bonitos son utilizados en joyería, mientras que el resto es usado por la industria, donde su excepcional dureza lo hace muy útil para herramientas de pulido, lijado, perforación y corte.

Su origen es muy debatido. Algunos expertos creen que su origen está en una supernova, mientras otros afirman que se formaron hace apenas 100 millones de años, a diferencia de los diamantes clásicos, cuyo origen se remonta a más de 3.000 millones de años.

El diamante negro fue descubierto por los portugueses en 1840, quienes lo bautizaron como carbonado por su similitud con el carbón.

¿Cómo reconocer un diamante negro?

Éstas son las claves para reconocer esta piedra preciosa negra:

  • Certificado del GIA, Gemological Institute of America: donde se efectúa una completa evaluación. Todos los diamantes negros naturales deben contar con uno.
  • Talla: son muy difíciles de pulir y tallar. Desconfía cuando encuentres un diamante negro con una talla excesivamente elaborada.
  • Claridad opaca: si no es así no te encuentras ante un auténtico diamante negro.
  • Masa: desconfía si tiene un peso superior a 0,5 quilates y es barato. Nadie vende duros a cuatro pesetas. Es fácil de confundir con algunos minerales como el hematite o el grafito.

Precio del diamante negro

Hay diamantes negros tratados, sometidos a un proceso de calentamiento, hasta conseguir su coloración negra. Estos, evidentemente, son hasta más de 10 veces más baratos que los diamantes negros naturales, que por su rareza tienen un gran valor.

Mientras que el precio de un diamante negro tratado puede rondar los 100 dólares el quilate, uno natural puede alcanzar los 3.000 dólares.

El diamante negro Amsterdam fue vendido por la prestigiosa casa de subastas Christies en 352.000 dólares.

La exclusividad de los diamantes negros

Desde que el legendario joyero suizo Grisogono los pusiera de moda usándolos como piedras centrales en muchas de sus creaciones, los diamantes negros se han convertido en sinónimo de lujo y savoir-faire, siendo muchas las personalidades conocidas y estrellas de Hollywood que han apostado por lucirlos entre sus joyas en multitud de apariciones públicas. Entre las que se declaran fans de esta joya hay actrices como Angelina Jolie, Jennifer lawrence, Sarah Jessica Parker y Cate Blanchett.