El mes de septiembre siempre se ha caracterizado por ser el mes de «la vuelta al cole». Pero esa expresión que para los más pequeños representa vover a ver a sus amiguetes tras un largo periodo vacacional, supone un verdadero quebradero de cabeza para los padres que deben afrontar el coste de los libros, libretas y demás enseres necesarios para la practica del estudiante.

Y qué pasa con las cervecitas…

Además de los gastos típicos del colegio, se unen los pagos de de las tarjetas de crédito que utilizamos felizmente durante el mes de agosto para pagar compras, cervecitas y cenitas… en fin que la cuesta de enero se queda en una broma comparándolo con el puerto de alta montaña de septiembre.

Vender oro nos puede ayudar a sufragar los múltiples gastos de septiembre

Todos tenemos perdidos entre cajones u olvidados en la caja fuerte, pequeñas joyas de oro que ya no utilizamos, bien por que nos hemos aburrido de ella o simplemente porque ya no queremos usarlas. Bien pues esas joyas a las que asignamos poco valor, pueden salvarnos de un apuro económico como el de los cuantiosos gastos de septiembre, sí ese puerto de alta montaña.

Cuanto puedo sacar por mi oro

La valoración de sus joyas de oro va a depender de la cotización del oro en los mercado internacionales y de la calidad de su oro, es decir de los quilates de su oro. 

Si acude a una de nuetros establecimientos le tasaremos sus joyas sin compromiso y le daremos la valoración más alta del mercado acorde con la pureza (quilates) de su oro. No importa si sus joyas están rotas o deterioradas, valen lo mismo, lo importante es el peso, la calidad y el precio de mercado para tasarle sus joyas.

Venga y salga del apuro…